Header Ads




Mario Vargas Llosa: “Mis propuestas al pueblo peruano han sido siempre elegir el mal menor, no elegir lo peor”


Transcripción: María de los Ángeles Morales

La nueva novela de Mario Vargas Llosa sobre el golpe de Estado contra el presidente Jacobo Árbenz le permite al escritor rememorar un periodo similar cuando se impuso en el Perú el dictador Manuel Odría, y desde ambos episodios históricos evaluar los acontecimientos en el país que derivaron en la disolución del Congreso. Lo que sigue es la entrevista que nos ofreció en la plataforma de RTV del Grupo La República.

La novela regresa y revisita temas que son constantes en el universo Vargas Llosa: la política y, en este caso, la traición. ¿Por qué revisitar la política y la traición nuevamente en Centroamérica y en los años 50?
Me ocurrió una cosa muy curiosa con esta novela. Hace tres años, en la República Dominicana, al terminar una cena que era multitudinaria, se me acercó un muchacho que yo había conocido, que se llama Tony Raful, historiador, periodista. Y me contó algo que yo desconocía por completo: la implicación del generalísimo (Rafael Leónidas) Trujillo, el dictador dominicano, tanto en la caída del Gobierno de Jacobo Árbenz como el asesinato de (Carlos) Castillo Armas, el coronel que lo derrocó con la ayuda de la CIA (Agencia Central de Inteligencia, por sus siglas en inglés). Yo desconocía esta vinculación de Trujillo con Guatemala. Entonces, más por curiosidad que por interés novelístico, comencé a investigar. Y la verdad que quedé fascinado con toda la vinculación de Trujillo, con lo ocurrido en Guatemala. (Era) algo que yo recordaba muy bien, porque era estudiante universitario en San Marcos en el año 54, cuando (se produjo) el golpe de Estado contra Árbenz. Recuerdo mucho que salimos los sanmarquinos a protestar a las calles, por este golpe de Estado que mataba un experimento democrático muy avanzando, que dentro de la legalidad quería hacer reformas profundas en la sociedad guatemalteca.

A nivel de personajes casi todos han tenido una existencia real. ¿Hay más creación que realidad?
La mayor parte de los personajes han existido, pero están en la novela muy transformados. Les he añadido y quitado cosas, de tal manera que son más personajes de novela que personajes históricos. Alguno que otro es inventado, pero la mayor parte de los personajes sí tienen unos modelos en la realidad, aunque aparezcan en la novela muy desfigurados.

Inclusive Marthita...
Marthita es un personaje muy fascinante. Es el personaje que está inspirado en un modelo real, pero al que he procurado borrarle las pistas. Le he cambiado el nombre, he cambiado la familia, he cambiado muchos detalles en su biografía. (...) Creo que más es el mito y la fantasía que la realidad de lo que fue realmente su intervención.

Eso es lo fascinante de la novela. Uno la termina y hay muchos misterios sin resolver...
Es un poco la historia de Guatemala, que es una de las historias más violentas de América Latina. Está llena de supuestos, teorías, que pretenden explicar la realidad, y más bien la confunden. Por ejemplo, ¿quién mató a Castillo Armas? Todavía no se sabe. Lo único que es seguro es que el soldadito que, se supone que dijeron los militares que lo había asesinado, clarísimamente no fue el asesino. Ahora, ¿si había muchas conspiraciones?, sí, pero cuál de ellas resultó exitosa, pues eso no lo sabremos nunca, probablemente no lo sabrán los guatemaltecos tampoco.

Es una novela sobre la traición en la política. Es el traicionado que traiciona y vuelve a traicionar…
Efectivamente, hay muchas traiciones ahí. En ese mundo, que es el mundo del golpismo, de las conspiraciones, no se pueden pedir lealtades, como no se puede pedir lealtades en el mundo de los homicidas, de los delincuentes. Allí las traiciones están a la orden del día siempre. Creo que en el mundo de las conspiraciones y los golpes de Estado, las traiciones ya son ley.


Fuente: LaRepublica.Pe

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.