Header Ads




Salaverry, Letona y Reátegui están peleados con Keiko Fujimori

La detención preliminar de Keiko Fujimori generó una crisis que ha desencadenado el caos en la bancada de Fuerza Popular. A decir de Úrsula Letona, los cambios deben permitir estrategias que impidan que ella (Keiko) siga siendo indispensable en el fujimorismo. Confesó que la detención de Keiko generó una severa crisis.

"En la reunión parlamentaria del sábado, muchos colegas expresamos la necesidad de cambios, que mejoremos como organización, que tengamos estrategias distintas que impidan que ella (Keiko) termine siendo indispensable. Hemos sentido que, al no estar ella, hemos entrado en crisis y eso nos toca a todos", indicó.

El desbande
Como resultado de esta crisis, Daniel Salaverry pidió licencia temporal en Fuerza Popular y las voceras Úrsula Letona, Karina Beteta y Alejandra Aramayo pusieron sus cargos a disposición. Se hizo evidente que desde que Salaverry asumió la presidencia del Congreso, él trató de marcar una línea que apuntaba a bajar la confrontación con el Ejecutivo, lo que no fue compartida por buena parte de la cúpula cercana a Keiko Fujimori. Hasta que decidió irse.

Fuentes del fujimorismo aseguran que los días que Keiko estuvo presa no solo le permitieron un reencuentro familiar con su madre y hermanos (incluido Kenji), sino que le hicieron reflexionar sobre la necesidad de bajar la confrontación.

Además, la posibilidad de ser enviada a prisión le permitió un contacto más estrecho con sus asesores legales, quienes le advirtieron que los fiscales que la investigan tienen información que ellos consideraban reservada. Los cambios también apuntan a cerrar las fisuras por donde se ha filtrado información. Sobre ese punto, los trascendidos señalaron al congresista Rolando Reátegui como uno de los infidentes.

El domingo, en entrevista a Punto Final, Keiko confesó que Reátegui no la visitó mientras estuvo presa y que tiene "serias dudas" sobre él. Ayer se difundió un video donde Reátegui afirma, antes de las elecciones del 7 de octubre, que nunca fue militante de Fuerza Popular. "Solo soy un invitado", reafirmó. Ayer también Reátegui cambió su perfil de Twitter. Ahora luce una hermosa catarata tarapotense en lugar de una foto con Keiko.

¿Los cambios?
Letona anunció también que se harán cambios al interior de Fuerza Popular, y que eso incluye la forma de comunicarse entre ellos, en referencia al chat de Telegram en el que se puso en evidencia cómo opera 'La Botica'. En esas conversaciones se revelaron las órdenes para atacar al fiscal José Pérez Gómez, lo que habría sido detonante para el pedido de licencia de Salaverry.

La crisis se agravó al conocerse la reunión de los congresistas Juan Carlos Gonzales, Milagros Salazar, Wilmer Aguilar, Miguel Castro y Modesto Figueroa con el presidente Martín Vizcarra el martes pasado en Palacio, cuando Keiko seguía presa en la Prefectura junto a los parlamentarios más cercanos a ella. Letona dijo que ella no hubiera actuado como ellos, y Aramayo los cuestionó por no haberles informado de la cita.

Miguel Castro, quien promovió la reunión con Martín Vizcarra por intermedio de Gilbert Violeta, respondió que ellos no tienen mandato imperativo y son libres de reunirse con quiénes quieran. Agregó que no ha cometido ilícito y que no es problema reunirse con el jefe del Estado para hablar sobre obras en sus regiones y en pos de un acuerdo en beneficio del país.

Juan Carlos González, otro que visitó Palacio, ratificó que se dialogó por la gobernabilidad y reconoció que esa reunión ha generado descontento en un sector de Fuerza Popular. Parece no ser novedad. Los que se reunieron con Vizcarra son parte de los que firmaron un comunicado pidiendo que reformas se aprueben en octubre, y de los que ayer visitaron a Salaverry tras su carta pidiendo licencia. Esta crisis recién empieza.

Fuente: LaRepublica.Pe

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.