Header Ads




Estos son los errores técnicos que presenta la remodelada Plaza de Armas de Trujillo

De acuerdo a un informe preliminar de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de La Libertad, la obra de remodelación de la Plaza de Armas de Trujillo tuvo una sobrevaloración de cerca de S/ 1 millón de soles.

Aunque el alcalde provincial de Trujillo, Elidio Espinoza, haya negado las acusaciones, lo cierto es que la población percibe un trabajo mal hecho, con pésimos acabados y una supervisión que negligente.

La Industria conversó con el presidente del Consejo Consultivo del Colegio de Ingenieros de La Libertad, José Landauro Valentini, quien identificó seis principales errores técnicos en la obra ejecutada por Aresa Contratistas S.A.

Fisuras o rajaduras
De acuerdo a Landauro Valentini, el primer punto está relacionado a las fisuras o rajaduras. El especialista explicó que estas ocurren cuando el fraguado del cemento está incompleto o carece de la cantidad de agua y humedad suficientes.

“Tras el vaciado de losa, se debió utilizar un impermeabilizante para que proteja ese fraguado. Parece que tampoco se echaron cantidades suficientes de agua. Ese error es subsanable porque el cemento se pica y se vuelve a llenar, pero implica un gasto adicional”, indicó.

Bancas de mármol hundidas
El presidente del consejo consultivo explica que es probable que el suelo de la Plaza Mayor se haya desnivelado un poco debido a su antigüedad. Sin embargo, no se tomó en cuenta esto y el concreto se vació sin adecuar cantidades.

“La capa de concreto de la nueva obra cubrió ese desnivel y, ahora, las bancas han quedado hundidas en el cemento. Eso ya no es subsanable porque habría que picar y dejar un desnivel en la losa. Estéticamente, el piso se ve feo. La supervisión ha fallado y debió ser más cuidadosa en la etapa del vaciado”, señaló.

Tonalidades distintas
Las diversas tonalidades existentes en las veredas “son insalvables” debido a que las piedras calizas utilizadas habrían sido de canteras diferentes.

Juntas de dilatación
Las juntas debieron tener, como mínimo, una pulgada de separación, entre paño y paño. Sin embargo, el experto dijo que en la Plaza Mayor, estas apenas tienen medio centímetro.

Bruñado (acabados)
Esta técnica para trazar las líneas fue hecha con máquina cortadora y no de forma manual (con regla de madera o aluminio), por ello, los bordes quedaron filosos, rasposos y con quiñaduras.

“Para hacer bien las juntas (espacios entre paño y paño), se debe introducir unas reglas de madera o aluminio. Es probable que las que usaron no hayan sido lo suficientemente rectas. Ello debió haber sido advertido durante la supervisión. Esas reglas dan un acabado perfecto y estéticamente parejo”, aseveró enfático.

Pulido del piso
El mortero, mezcla del falso piso, no tiene ni un centímetro y medio de grosor. Hoy, en lugar el brillo por el uso, se observan gránulos, manchas y marcas de las máquinas pulidoras.

 “Ha quedado con marcas de las máquinas pulidoras y eso es deficiencia de la supervisión. El supervisor debió exigir que la superficie quede bien lisa. De otro lado, cuando el concreto se endura, tiene una resistencia de hasta 210 kilos por centímetro cuadrado y si se intenta arreglarlo con lijas, se notará. Parece que trabajaron acelerados y presionados por entregar la obra antes de la llegada del papa”, puntualizó.

Fuente: LaIndustria.Pe

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.